sábado, 20 de agosto de 2011

PEREGRINOS COLOMBIANOS EN LA VISITA DEL PAPA A MADRID

Luisa Gómez y Felipe Jiménez viajaron desde Medellín con un grupo de 30 peregrinos colombianos, con el único objetivo de estar cerca del Pontífice. A las dos de la tarde llegaron a la puerta de Alcalá para verlo pasar y, cinco horas y media después, sin asomo de cansancio, alcanzaron un sueño esperado por meses.
Juan Esteban Henao, colombiano de 22 años pudo venir a España gracias a una beca al ganar un concurso organizado por la Embajada de su país en Roma.
"Tuvimos que presentar un ensayo o un vídeo sobre una encíclica del papa Benedicto XVI", explicó a Efe el peregrino, quien añadió que al concurso se presentaron unas dos mil propuestas.



De esas dos mil, el jurado eligió los trabajos de 18 jóvenes a los que la Embajada les ha pagado todos los gastos derivados del desplazamiento y de su estancia en Madrid.
"Queremos alimentarnos de todo lo que va a decir el papa respecto a la juventud y transmitir en nuestro país que nosotros también somos Iglesia", dijo Henao.
Otro colombiano, Juan Camilo Zambrano, de 28 años, pudo viajar a España "gracias a las aportaciones de un grupo de empresarios".
"A través de una fundación, veinte jóvenes hemos venido a ver al papa", dijo Zambrano, quien, al igual que sus compañeros, sí ha tenido que pagarse los gastos derivados de la estancia y de la manutención.

"Pude ver al Papa por primera vez, pero todo duró muy poco", comentó Luisa, emocionada, después de 10 horas de viaje.

El Papa recibió en la puerta de Alcalá las llaves para entrar simbólicamente a la capital, en compañía de 50 jóvenes de los cinco continentes. Después se trasladó a Cibeles, donde los miles de jóvenes que participan en la Jornada Mundial de la Juventud le dieron "oficialmente" la bienvenida.

Las multitudes estallaron en gritos cuando el Pontífice se dirigió a ellos saludándolos en varios idiomas.

"Ver al Papa es algo realmente indescriptible", señaló Nancy Díaz, una mexicana de 31 años.

"Proyecta una gran sensación de bienestar y es muy bonito ver a todos estos jóvenes que escucharán sus mensajes por primera vez. Sentir esa emoción es una experiencia que alimenta mi fe", agregó.

Minutos después del saludo, el Santo Padre anunció la lectura del Evangelio y, como una marea, todos los jóvenes se pusieron en pie en absoluto silencio.

No a la vergüenza
En una breve homilía, el Pontífice exhortó a los jóvenes a combatir el consumismo y el hedonismo, a rechazar la droga, a respetar la sexualidad y, sobre todo, a no "avergonzarse del Señor".

"Vuelvo a decir a los jóvenes con todas las fuerzas de mi corazón: que nada ni nadie os quite la paz. No os avergoncéis del Señor", añadió entre los aplausos de los muchachos.

En sus discursos, pronunciados en un perfecto español, el Papa recordó la crisis económica que sacude Europa y particularmente a España, pero también criticó el relativismo moral y habló de otros problemas como la droga y la persecución de los cristianos.

Además, señaló que la juventud vive una época difícil y criticó "la superficialidad, el hedonismo y el consumismo imperantes", además de la "banalidad a la hora de vivir la sexualidad, la insolidaridad y la corrupción".

Tras la alocución de Benedicto XVI en la que alentó a los jóvenes a no sucumbir a la tentación de "sentirse dioses", la ceremonia concluyó con la interpretación de la Salve en latín, que fue la señal que miles de jóvenes utilizaron para salir corriendo para volver a ver pasar el "papamóvil" en su recorrido de regreso a la Nunciatura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Información para todos los colombianos en España, nuestro objetivo es informar, divertir y ser el lazo conductor de los colombianos con su tierra: http://www.colombiaenespana.com