domingo, 17 de enero de 2010

Inmigrantes en España denuncian aumento de controles de documentación

Está rota la tregua de las redadas”. Así de contundente se muestra Víctor Sáez, presidente de la Federación de Asociaciones de Inmigrantes y Refugiados de España (Ferine), frente al aumento de controles de identidad que se está viviendo en las últimas semanas en las calles de Madrid.
Las denuncias llegan después de los meses de relativa calma que siguieron al escándalo por los cupos de detenciones en febrero, cuando se conocieron documentos que probaban que las comisarías de Madrid tenían que detener a un número determinado de extranjeros al mes para cumplir con sus “objetivos”.

NOVIEMBRE: FIN DE LA TREGUA

“Han vuelto las redadas a las estaciones de metro de Pacífico, Aluche y Avenida de América”, afirma Víctor Sáez, que añade que están buscando una reunión para tratar el tema con Amparo Valcárcel, Delegada de Gobierno.

“Tengo la impresión de que hay un recrudecimiento en Aluche. Llevaba tiempo sin ver uniformados en el andén del metro, después de las 23:00 horas, esperando inmigrantes”, cuenta Pablo Rodríguez, de la organización Ferrocarril Clandestino.

La sensación de mayor presión policial la certifica Dickson Peguero, un dominicano que conoce perfectamente las calles de Madrid gracias a su trabajo como conductor.

“En esta última semana he visto ya dos operativos en el metro de Ascao. Los hacen de 7 a 8 de la mañana, con policías uniformados o de paisano. A esa hora no hay delincuentes en la calle, sólo inmigrantes que van a trabajar y no los dejan”, dice Peguero, que asegura que nunca ha visto que le pidan documentación a una persona blanca.

A la colombiana Luz Henao le ha tocado sufrir en carne propia la persecución policial. El tener permiso de residencia no la ha librado de ser retenida por agentes vestidos de civil en Puente de Vallecas, mientras paseaba tranquilamente con sus hijos. “Mami, qué pasa”, le preguntaban sus hijos a la vista del cerco policial desplegado para controlar su documentación. “Últimamente están de paisano y después de las 18:00 horas recorren la avenida de La Albufera de arriba abajo. El viernes es el peor día”, narra Luz.

La expansión de las redadas se nota en las quejas de los inmigrantes. “No se puede coger metro ni en Usera ni en Legazpi”, denuncia Cecilia Ordóñez en una carta a Latino. “Mejor el autobús”, agrega. “En Manuel Becerra hay patrullas a cada rato pidiendo documentación”, reporta Juan Rafael, un lector de este periódico. Las alertas se oyen también por la radio: “Quiero avisar a la gente que hay policías cogiendo a personas con cara de latinos en el metro de Lavapiés”, anuncia un oyente del programa matutino El Despertador, de Fiesta F.M.

LOS POLICÍAS OPINAN

Las redadas también tuvieron protagonismo en el congreso del Sindicato Unificado de Policía celebrado en Madrid la semana pasada. José Sánchez Fornet, secretario general del SUP, afirmó que el sindicato “respeta los derechos de los ciudadanos”, aunque advirtió que ese respeto se quiebra cuando “se montan operativos masivos e indiscriminados (...) para conseguir, entre 200 ó 300 identificados, 30 ó 40 detenciones de inmigrantes ilegales para una cuestión de estadística”.

Desde la Jefatura de la Policía de Madrid reconocen que está en marcha la “Operación Navidad” para prevenir el terrorismo y la delincuencia y aseguran que no se trata de una “caza al inmigrante”. “Si queremos vivir en un país seguro, tenemos que hacer controles de identidad”, subraya la fuente policial. Y remata: “En la zona de Lavapiés actuamos por denuncias vecinales, en las estaciones de metro por los carteristas y a las 8 de la mañana por ser una hora intempestiva, algo que se hace en la lucha antiterrorista”.

Ante semejante contundencia, no queda más que preguntarse en qué categoría nos clasifican cada vez que nos piden documentación en una plaza, en el metro, en nuestra calle...

CÓMO ACTUAR

En el momento de la detención:

- En caso de tener un expediente de expulsión abierto, lleve siempre una copia del expediente y enséñela. Si aún así lo llevan a comisaría, es lo primero que debe decir al abogado.

- No vale la pena resistirse, la Policía lo puede acusar de delito por atentado a la autoridad.

- Si la Policía lo maltrata en el momento de la detención, debe ponerlo en conocimiento del abogado que lo atienda en comisaría. Tiene derecho a ver a un médico, que le redactará un parte de lesiones.

En comisaría:

- Tiene derecho a guardar silencio. Espere a su abogado para declarar, puede decir cosas que lo perjudiquen.

- Le tienen que facilitar un abogado de oficio. Si prefiere un letrado de confianza solicite que lo asista él.

- Tiene derecho a que la Policía llame a la persona que indique para que su gente sepa de su detención.

- Se considera susceptible de denuncia el hecho de que lo obliguen a desnudarse o hacer sentadillas. Sólo le pueden pedir que se quite zapatos y correa.

Fuera de comisaría:

-Comunicación con el abogado para saber si recibe la notificación de la expulsión.

- Si a los seis meses no le han notificado el decreto de expulsión puede pedirle a su abogado que solicite la caducidad de la expulsión.

LATINOMADRID.COM

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Información para todos los colombianos en España, nuestro objetivo es informar, divertir y ser el lazo conductor de los colombianos con su tierra: http://www.colombiaenespana.com