sábado, 23 de abril de 2011

No paran las tragedias originadas por la inclemente ola invernal que azota a Colombia


No paran las tragedias originadas por la inclemente ola invernal que azota al país y que sólo este año ha dejado cerca de 140.000 personas damnificadas, 12 desaparecidas y 94 muertas. Entre ellas están dos niños de 4 y 13 años, que este viernes perdieron la vida mientras dormían en una vivienda ubicada en la vereda Salado Hatillo, en Barbosa (Antioquia), donde un deslizamiento de tierra los sorprendió hacia las 6 de la mañana del Viernes Santo.
Cristina Tobón, madre y tía de los dos pequeños, alcanzó a ser rescatada con vida junto con otro adulto identificado como Edilmer Sánchez, quien habitaba la vivienda, pero la suerte fue adversa para Santiago y Samuel Tobón.
Doce horas antes de la catástrofe, los Tobón habían llegado, en medio de un fuerte aguacero, al punto del alud procedentes del barrio Moravia, en el oriente de Medellín. Allí, Cristina y los suyos eran esperados por su suegro, quien trabaja como mayordomo de la finca San Eugenio y los invitó a quedarse estos días de vacaciones.



Alertados por la tía de Cristina, quien estaba en una casa vecina, llegaron los organismos de socorro para rescatar a las cinco personas que allí se encontraban. Los menores de 4 y 13 años murieron producto de los múltiples traumas. Cristina, su suegro y su esposo fueron trasladados al hospital de la localidad. “Ella está muy golpeada, se fracturó una pierna y tiene otras heridas. Lo que pasa es que ya sabe que los dos niños murieron y ella y el esposo se sienten culpables por haberlos traído”, relata su hermano Jorge Tobón.
La zona ya estaba considerada como de alto riesgo por parte de las autoridades de Barbosa. Luego del alud y las fuertes lluvias que no cesan, se intensificó la alerta. “Evacuamos cinco familias por precaución porque hay movimientos constantes en ese talud, ya van ocho deslizamientos”, informó el comandante del Cuerpo de Bomberos de Barbosa, teniente Juan Miguel Aguirre.
Pero las fuertes precipitaciones también se ensañaron en Antioquia contra la vereda El Yeso, del municipio de Arboletes, en la zona de Urabá, donde otras cuatro personas murieron y siete más resultaron heridas luego de que un puente colapsara al paso de un camión que los transportaba hasta el casco urbano de la población.
En el barrio Manrique, oriente de Medellín, seis viviendas fueron destruidas por los movimientos de tierra en la ladera y 20 más debieron ser evacuadas por estar en alto riesgo. Jesús García es uno de los afectados, su casa comenzó a derrumbarse, “la cocina ya se cayó y no hemos podido entrar a sacar más cosas porque nos da miedo que se caiga encima de la otra casa”.
El departamento se encuentra en alerta roja, pues ya se contabilizan 20.000 damnificados por el invierno, hay desbordamiento de los ríos Cauca y Magdalena, 30 municipios registran derrumbes y 30 vías principales y secundarias están bloqueadas, entre ellas las que conducen al aeropuerto internacional José María Córdova en Rionegro, como la autopista Medellín-Bogotá, la vía Las Palmas y Santa Elena.
En alerta roja, declarada por el Ideam, también se mantienen otros 13 de los 32 departamentos del país, originada por la pérdida de cauce de los ríos Magdalena y Cauca en sus cuencas media y baja, zonas en las que están situadas poblaciones como Purificación, Puerto Berrío, Barrancabermeja y El Banco, ribereñas del Magdalena.
Esta alerta afecta, entre otros, a los municipios de Yotoco (Valle del Cauca), La Virginia (Risaralda), La Pintada y Caucasia (Antioquia), bañadas por el río Cauca y se extiende a las cuencas media y baja del río Arauca, ante la posibilidad de crecientes súbitas.
La furia de las aguas desbordadas obligó ayer al Gobierno Nacional a decretar el cierre indefinido de la vía Honda-Guaduas, en el Tolima.
Precisamente, Honda es la población más afectada en las últimas horas por las inundaciones, factor que dejó a 4.000 personas damnificadas, según el último reporte emitido por el Instituto de Hidrología y Meteorología (Ideam) y la Policía de Carreteras, mientras en Ambalema, también en el Tolima, los afectados son aproximadamente 2.000 personas.
En el norte del país, la creciente del río Magdalena anegó los municipios cesarences de Aguachica, Gamarra, Tamalameque y La Gloria, así como a Cantagallo, sur de Bolívar, cuyos pobladores serían evacuados a San Pablo.
Debido a la crisis generada por el invierno, las autoridades recomendaron a los viajeros adelantar para este sábado su retorno a casa para evitar congestiones mayores durante el plan retorno de mañana.

En la antesala de la tragedia en Barbosa, Antioquia, el presidente Juan Manuel Santos anunció desde Cartagena, el Jueves Santo, al término de un Consejo de Ministros, el desembolso de $15.000 millones adicionales para atender de inmediato a los nuevos damnificados por la ola invernal.
A estos recursos se suman los giros a los gobernadores y alcaldes de $203.000 millones para brindar ayuda humanitaria a los damnificados. En tanto que a través de la Dirección de Riesgo se han desembolsado $114.000 millones. En total son $317.000 millones destinados a este propósito.
“Lo que estamos viendo es que, además de los damnificados que hemos tenido en los últimos meses, están llegando nuevos damnificados”, aseveró el mandatario.
Y en efecto, entre el 6 de abril del año pasado y el 19 de abril de este año, las autoridades reportaron 2’964.412 personas damnificadas.
Otras medidas incluyen agilizar los censos de afectados y nuevos recursos para subsidios de arrendamiento, compra de carpas y obras de prevención.
Según el presidente Santos, en materia de censos se dispuso que éstos se hagan de forma inmediata. Es decir que los nuevos damnificados lleguen a los operadores o a los Clopads y ahí mismo los inscriban y les den la ayuda, “para que no tengan que esperar a que los procedimientos del censo se consoliden”.
En subsidios de arrendamiento para los afectados el Gobierno ordenó $108.000 millones. “Hay 44.000 familias que en este momento, solamente en materia de arrendamiento, están siendo beneficiadas. Ahí también hacemos un llamado para que el proceso se pueda agilizar a través de los alcaldes, de los gobernadores, y que todo aquel colombiano que necesite ayuda en materia de alojamiento la reciba”, señaló Santos.
Informó que se ha autorizado igualmente la compra inmediata de carpas adicionales para atender las emergencias más recientes. También se asignarán recursos para obras menores en algunas poblaciones afectadas.
Pero, lo peor de todo, es que ahora el Ideam pronostica que el invierno se prolongará hasta junio.
Fuente: Diario El espectador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Información para todos los colombianos en España, nuestro objetivo es informar, divertir y ser el lazo conductor de los colombianos con su tierra: http://www.colombiaenespana.com