lunes, 25 de febrero de 2013

La Policía desarticula una "oficina" de sicarios colombianos en Madrid

Luis David García, alias el conejo, y Sergio Moreno, alias el 'monstruo', habían instalado en la localidad madrileña de Leganés una 'oficina' de sicarios colombianos. Aunque aún no había asesinado en España, pretendían actuar en nuestro país ofreciendo sus 'trabajos' a los cárteles de la droga colombianos y mexicanos. Sus servicios: crímenes, palizas, secuestros y extorsiones.

El conejo' es un viejo conocido tanto de la Policía colombiana como de la española. De hecho, lleva unos 14 años asentado en España, señalan a 20minutos.es fuentes policiales. En septiembre del año 2000 fue detenido por pertencecer a una banda que asaltó un furgón blindado en Madrid. Era uno de los integrantes del 'clan de la embarazada', ya que estaban dirigidos por una mujer de 24 años que esperaba un hijo.

En 2008, fue de nuevo detenido en Madrid acusado de descuartizar y meter en ácido a un narcotraficante. Del 'clan de la embarazada' pasó al 'clan del ácido'. Fue condenado solo a dos años de cárcel y absuelto después por el Tribunal Supremo.

Ahora, había decidido instalarse por su cuenta en Madrid, sin jefe. Junto a él fueron detenidos seis de sus 'empleados', que planeaban sus 'trabajos' desde un restaurante de Leganés. Muchos proceden de las Autodefensas Unidas de Colombia, paramilitares de extrema derecha. El local se llama Hagalopués, y está en la misma calle donde el 3 de abril de 2004 se suicidaron en un piso islamistas implicados en el 11-M.



Habían decidido vender armas a un cartel mexicano en Valencia, el de Sinaloa Los arrestos se produjeron cuando el grupo acababa de recibir un arsenal de armas y explosivos procedentes de traficantes de armas de Europa del Este. Habían comprado un fusil de asalto, dos fusiles Kalashnikov con silenciador, dos pistolas, un revólver 357 Magnum, dos escopetas y un rifle con mira telescópica, además de detonadores eléctricos, explosivos y un lanzagranadas antitanque. También tenían uniformes de la Policía. "Es un museo del crimen", dijo el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez.

Las mismas fuentes destacan que parte de estas armas no eran para ellos, sino para un miembro de otro cartel mexicano que se había asentado en Valencia. "Creemos que el peligroso cartel de Sinaloa está intentando instalarse en España". Un destacado integrante de este cartel ya fue detenido en agosto de 2012 en Madrid.

Desde Leganés, 'el conejo' había ordenado varios asesinatos en Colombia. Él procede de Palmira y había trabajado para el cartel de los Comba, practicamente desarticulado. El hueco que ha dejado este cartel en las ciudades de Calí y Palmira ha provocado una guerra entre carteles por hacerse con el negocio de la cocaína. En esta guerra, 'el conejo' ha perdido un hermano, asesinado por clanes rivales. "Hace un par de días fue asesinado también un sobrino suyo, pero él aún no lo sabe porque ya estaba detenido cuando mataron a su familiar", explican fuentes policiales.

'El conejo' y sus sicarios utilizaban la expresión "enviarles flores" cuando preparaban un asesinato y cobraban hasta un 50% de la cantidad que adeudaba la víctima, casi siempre narcotraficantes y familiares.

Paralelamente a la guerra de clanes que mantenían en Colombia, ya habían aceptado dos encargos en España: una de ellas cobrar una deuda a un narco español. "Ninguno de los dos casos quiere denunciarles porque tienen miedo, pero hay pruebas para imputarles estos dos casos". De momento, la Policía trabaja para esclarecer si había más objetivos en su punto de mira.

Fuente: 20 MINUTOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Información para todos los colombianos en España, nuestro objetivo es informar, divertir y ser el lazo conductor de los colombianos con su tierra: http://www.colombiaenespana.com